AceZarte

Sergio Aceval Zanatta

“Con mi alma colgada en la penumbra, necesito tan solo un gramo de cordura para poder aterrizar mis fantasías en un lienzo, dándole color y forma, para imaginar una partícula evidente de concepción hecha realidad y esto es necesario a mi naturaleza o en si a mi esencia, para que después de todo no solo quede en una intención”

Perfil

Nací en Córdoba, Veracruz, México, mis estudios iniciales de pintura se desarrollan en la secundaria con mi maestro de artes plásticas, (Octavio, el cual tengo gratos recuerdos), empezando a conocer las bases de la pintura al oleo.

 

Posteriormente en la casa de la cultura de Córdoba, Veracruz, México, con el maestro Daniel, conocí lo que era composición, estructura, figura, textura, forma y color.

 

Y después de un lapso muy largo sin pintar, por dedicar ese tiempo a mi desarrollo profesional en otra área, es en ese tiempo cuando empiezo a analizar a los grandes pintores de la historia. Y es así que luego de ese periodo retomo la pintura, lo cual me dio seguridad para poder encontrar mi estilo en una búsqueda constante y sobre todo de introspección.

 

Es cuando inicio la experimentación con pintura acrílica, introduciendo las bases geométricas de mi estilo, pero con una inclinación constante a los conceptos abstractos y como suelo decir con una pizca de surrealismo fantástico, siempre agregando algún aspecto orgánico en mis obras.

 

Dentro de esta temática personal y con una fascinación hacia los círculos, trato de crear un simbolismo entre materia, tiempo, espacio y espíritu, ya que el círculo se cierra sobre si mismo representando la unidad, lo absoluto, la perfección; su imagen proviene del disco solar. El Sol, Creador de la Luz, es el símbolo del cielo en relación a la tierra, de lo espiritual en relación a lo material, que hace girar la naturaleza entera, con sus ciclos, sus ritmos y su movimiento entero.

 

La actividad imaginativa se caracteriza por la capacidad de crear mundos fantásticos, donde no existen ni límites ni restricciones de ninguna clase para el impulso de nuestra libertad.

 

Todos soñamos. Consciente o inconscientemente; los sueños son como una proyección cinematográfica de nuestros deseos o ambiciones, algunos se confunden entre una maraña de símbolos indescifrables.

 

Aparentemente los sueños están reservados al dormir, mientras que las fantasías se ejecutan despiertos. Sin embargo, los contenidos pueden ser muy similares, con la diferencia de que la censura es más evidente cuando la conciencia está alerta. Ese censor interno opera como un timbre de alarma frente a ciertos contenidos que la sociedad, la cultura y el individuo estiman como inconvenientes o inadecuados.

 

La capacidad de fantasear está directamente vinculada con la de imaginar, y esta es sin duda una de las características distintivas de la especie humana.

 

Desde la niñez, las fantasías han sido el vehículo de expresión de nuestros deseos, algunos inocentes y otros perversos, algunos placenteros y otros terroríficos.

 

Para los adultos ellas van adquiriendo una calidad un poco reservada, la de algo que se admite pero a la vez produce cierta inhibición.

 

¿ Tienes algún proyecto en mente ?

Calle 6 No. 717 entre Avenida 7 y 9

¡ CONTÁCTANOS !

Córdoba, Veracruz, México

2711049643